Cinco maneras de seducir al espejo

Cinco maneras de seducir al espejo
Crédito Header: 
Fotografía vía BFA

Por: Valeria Galván

 

Había una vez hace mucho, mucho, mucho, mucho, mucho, mucho (tomo aire) mucho, mucho tiempo, una hermosa reina que lagañosa y despeinada le preguntaba al espejo todas las mañanas:

 

"Espejo mío, espejo de estrella, dime, ¿quién es la más bella?"

 

El espejo lambiscón, le contestaba: 

 

“Reinis, obvio tú, nomás plis, plis, plis  échate una peinadita y dibújate el rostro porque si sales así, la puberta de cara blanca, pelo negro y ojos así ya sabes pizpiretos y soñadores ¡te va a comer el mandado y ya ni los enanos te van a echar un lazo!"

 

La reina llenó su corazón de envidia y en lugar de invertir en un cursito de “Anger Management” empezó a usar cremas antiarrugas, a portarse como Chavaruca queriendo ligarse al príncipe veinteañero y mandando a la niña Blanca Nieves a limpiar los pisos.

 

¿Te resulta familiar la historia?, ¿te suena?, ¿la ubicas?, ¿te identificas? ¡Ay! esas Chavarucas ¿Qué tal eh? 

 

Ok, ok, ok, ¿a dónde voy con este cuento? 

 

Las mujeres somos competitivas y algo envidiosas (unas más que otras) por naturaleza. Siempre deseamos los encantos de las demás y dejamos de ver los nuestros. Los descuidamos y creamos inseguridades que se reflejan en nuestro comportamiento y hace que proyectemos una imagen menos atractiva aunque estemos llenas de cualidades físicas.

 

¿Cuál es el truco? Pues sentirnos un poquito brujas y como la reina; obligar, ¿obligar?, ¡sí!, O-BLI-GAR al espejo a decirnos lo guapas que somos todos los días  y que no necesitamos competir, envidiar ni imitar a nadie.

 

El hecho de pararnos frente al espejo y decir, ¡hola espejo, soy hermosa, ya está out!, choteadísimo y trillado, además de que el consejito aparece en cada libro de “Amor propio for dummies”, llamado Superación Personal". No tenemos que rezar, ¡tenemos que actuar! 

 

Aquí te van 5 puntos, ridiculeces o tips para seducir el espejo y que este le grite al mundo que eres única, guapa, especial y con estilo.

 

¡Conócete! 

Un día prueba toda tu ropa frente al espejo y decide cuál es la que mejor te queda, tómate fotos (no las subas a Facebook o Instagram, ¡por amor de Dios!) haz poses y caras. Conoce tu mejor ángulo y sácale provecho con el peinado y maquillaje adecuado. ¡Reconócelo!, no toda la moda nos acomoda si medimos 1.50 y no somos 90, 60, 90, ¡sorry!, busca lo que te favorezca, la moda siempre tiene algo para las simples mortales.

 

Seguro te va a interesar: Tips para salir más guapa en las fotos. 

 

¡Acéptate!

Sólo hay una Scarlett Johansson, ya sabes ojos expresivos, labios sexies y pulposos, curvas, actitud, sonrisa, fama y juventud. ¿Demasiado bueno para ser verdad?, así es y no todas tenemos la obligación de ser casi diosas. Debemos respirar y darle permiso a nuestro cuerpo de ser único y no tan perfecto según  los estándares de belleza que las revistas nos embarran todos los días. 

 

Te recomendamos leer: Deja de bullearte. 

 

¡Cuídate!

¡Ojo!, una cosa es aceptarte y otra muy distinta “abandonarte”. Aliméntate sanamente, cuida tu cabello, manos, pies y cuerpo, haz ejercicio, toma vitaminas, maquíllate, arregla tu cabello y sonríe.

 

La combinación de estos cuidados se refleja en la luminosidad de tu piel, el brillo y fuerza de tu cabello y en la proyección de tu imagen dando como resultado seguridad al estar en cualquier lugar. Por aquí se empieza, después serás capaz de pararte en cualquier lado en pijama y te sentirás fabulosa.

 

¡Cumple tus metas!

A todas nos frustra que nos prometan algo y no lo cumplan, ¿qué piensas cuándo te propones algo en tu día a día y no lo cumples por desidia o por miedo?, te frustras, ¿cierto? Lucha por cada cosa que quieres y que te haga feliz. Verás cómo al finalizar el día, te sentirás tan orgullosa de ti misma que te verás más guapa y te irás a la cama con una sonrisa. 

 

“Mi satisfacción proviene de mi compromiso con el avance hacia un mundo mejor”.

Faye Wattleton. 

 

¡Relájate!

El estrés, la ansiedad y la depresión se notan de inmediato. Si tus emociones están 10 grados bajo cero, tu actitud también lo estará y por lo tanto descuidarás tu imagen. 

 

¡No dejes de leer! Tips para reducir el estrés. 

 

La Reina Bruja siempre estaba de malas y Blanca Nieves cantaba y era feliz a pesar de que se la pasaba limpiando, cocinando y hablando con los animales. Ok, esto nos puede hacer pensar que se medicaba o se fumaba algo, pero dudo que haya tenido dinero para pagar el vicio, así que la idea queda descartada.

 

Ya sé que esto lo has leído en otras fuentes y con otro estilo pero nunca con el cariño que yo he puesto en cada una de mis palabras para convencerte de que la belleza real empieza desde nuestro interior reflejándose en el exterior.

 

Siempre es más fácil vernos bien por fuera, pero tarde o temprano nuestra actitud nos delata y la falta de seguridad o de confianza en nosotras mismas hace que dejemos de vernos guapas.

 

El espejo es nuestro mejor aliado y es el segundo en la lista al que debemos de seducir, después de hacerlo con nosotras mismas.

 

Te quiere 

Valeria Galván 

Comenta con tu cuenta de Facebook