DIY: Sprays faciales

Crédito Header: 
Fotografía via Getty Images

Por: Style4Life 

 

¿Cuánto dinero has gastado en sprays comerciales que ni sabes si te están beneficiando? Continúa leyendo y prepara tú misma los tuyos con ingredientes que conozcas y que sean exactamente para tu tipo de piel. 

 

Te recomendamos leer: Mascarillas y cremas según tu tipo de piel. 

 

Primero que nada, compra botellas pequeñas dispensadoras en tiendas de belleza, si son de colores oscuros, mejor, ayudará a que no se “descompongan” los ingredientes rápidamente. Se recomienda antes de usar cualquiera de estos sprays en tu cara, probar en una pequeña porción de tu piel para comprobar que no eres alérgica a algún ingrediente.

 

Spray energizante de Almendras dulces:

Este spray tiene un aroma delicioso. Sí estás en la oficina y de pronto te sientes cansada, rocía un poco de spray en tu cara, te hidratará de inmediato y verás como “revives” con el olor a almendras dulces. 

 

Cómo hacerlo:

Llena la botella dispensadora con partes iguales de  Sábila o Aloe Vera y agua de coco, agrega 1 cucharada de aceite esencial de Almendras Dulces. Guardar en el refrigerador, descartar al finalizar 1 semana, ya que el agua de coco se puede echar a perder.

 

Spray refrescante de Hamamelis (Witch-Hazel en Inglés) y aceite esencial de Neroli.

Ideal para pieles grasosas o con acné. Hamamelis es un excelente tonificante que ayuda con la apariencia de los poros y el Neroli ayuda a combatir el acné.  

 

Cómo hacerlo:

Llena tu botella 3/4 con agua, continúa con un poco de Hamamelis y finaliza con el aceite de Neroli. 

 

Spray de Agua de rosas: 

Ideal para refrescarte durante todo el día. El agua de rosas contiene muchas propiedades que ayudan a la piel a hidratarse y a calmar la inflamación.  

Cómo hacerlo:

Llena la botella dispensadora 1/4 con agua, agregar el agua de rosas y unas gotas de aceite esencial de Onagra (Primrose en Inglés) o lo puedes sustituir por algún otro que te guste.

 

Spray Relajador de Sábila y Lavanda:

Úsalo antes de acostarte, después de un día muy largo o de mucho calor.  

Cómo hacerlo:

Llenar la botella 3/4 con agua, agregar a tu gusto gotas de aceite esencial de Lavanda y llena el resto de la botella con sábila.

 

Comenta con tu cuenta de Facebook