Aprende a meditar por tu cuenta

Aprende a meditar por tu cuenta
Aprende a meditar por tu cuenta
Crédito Header: 
Fotografía vía BigStock

Por:  Natalia Pérez

 

¿Qué pensarías si te dijera que 10 minutos de meditación todos los días pueden transformar tu vida? Seguro vendría a tu mente que eso es cosa de gurús de la India, que la meditación es algo que sólo se hace en algunas clases de yoga o que no es más que una nueva tendencia hípster.

 

Déjame explicarte lo que he aprendido sobre ella y cómo me ha servido, siendo una mamá que trabaja a tiempo completo y no para de llenar sus días de nuevas actividades, ideas y proyectos. 

 

Empecemos confesando que no hago yoga (aunque si lo he hecho y es algo que me gustaría retomar en algún momento), tampoco soy gurú de la india y mucho menos soy hípster, pero medito 10 minutos todos los días. 

 

Te voy a dar una definición que a mí me ayudó a entender mejor su significado. La meditación es usar la respiración para inducir tu mente a un estado de conciencia, de conexión con tu ser. ¿Qué significa esto? Que la meditación y la respiración te ayudan a dedicar un tiempo exclusivo a estar presente (conciencia) y a conectarte contigo misma (ser). ¿No suena sencillo? ¡Lo es!

 

Te recomendamos leer: Conoce los beneficios de la meditación.

 

No es para complicarse, la meditación no es una moda, no solo tiene propósitos religiosos, tampoco es una técnica de relajación, un viaje de la mente a lugares lejanos y mucho menos es una especie de auto-hipnosis o de poner la mente en blanco. 

 

¿Cómo empezar?

 

  • UNO: Decide si te vas a iniciar en esto de la meditación por tu cuenta o si eres de las personas que se sienten perdidas sin una guía o alguien que te enseñe y prefieres buscar un lugar donde aprender. 

 

Si eliges empezar por tu cuenta, lee acerca de las técnicas que existen para meditar y respirar y elige aquella con la que más te identifiques. Me vas a decir que hay tanta información disponible que no vas a saber por dónde empezar, y ¡tienes razón!, pero no está de más familiarizarse un poco con el tema y quien quita que en la búsqueda encuentras algo que te llame la atención, con lo que te sientas cómoda y que te motive a aprender más.

 

Para las personas como yo que necesitan una guía, te cuento que mi acercamiento con la respiración y la meditación fue una experiencia muy padre a través de la fundación El Arte de Vivir

 

Una amiga que siempre me mete ideas locas en la cabeza me llamó un día y me dijo que al día siguiente empezaba un curso que se llama ‘Happiness’ en donde aprendes a respirar y meditar, que el curso lo iba a dar una de las mejores facilitadoras, una señora española que solo estaba en México para dar este curso, y que no me lo podría perder. ¡Pues me inscribí! es bueno tener amigas locas que te saquen de tu zona de confort.

 

Fue en este curso donde me di cuenta realmente de que respirar y meditar es indispensable para tu salud y tranquilidad, pero más importante, me di cuenta de que es algo muy sencillo de incluir en tu vida diaria. 

 

Seguro te va a interesar: Pranayama, la importancia de la respiración.

 

¿Te has puesto a pensar que sin la respiración no podríamos vivir? Aprendí que siendo algo básico para nuestra supervivencia, y que está presente desde que hacemos una primera inhalación al nacer hasta que hacemos una última exhalación al morir, le damos realmente muy poca importancia.

 

  • DOS: Ya que tengas una idea básica de cómo respirar y meditar, ya sea porque lo aprendiste solita o porque fuiste a algún lugar a aprender, elige un momento del día en el que puedas practicar diariamente sin interrupciones. Es preferible que estés en un estado alerta (sin mucho cansancio). Hay personas madrugadoras que les funciona meditar a primera hora del día y hay otras, como yo, que preferimos hacerlo antes de dormir. Se recomienda sentarse en una silla cómoda con la espalda derecha y los pies juntos, aunque yo confieso que me gusta hacerlo sentada en mi cama.

 

  • TRES: Inicia con meditaciones guiadas de 10 minutos. No te exijas de más, no es necesario que empieces a meditar 2 horas al día. Créeme, al segundo día lo dejarías para siempre. Puedes encontrar meditaciones guiadas en librerías que venden CDs, buscar en sitios de distribución de música on-line o en YouTube. Puede haber algunas que te hagan pensar que definitivamente no son para ti, pero sigue buscando hasta encontrar una que realmente te guste, ¡tampoco es manda estar escuchando todos los días algo que en vez de ayudar te estresa!

 

¿Ya leíste? La importancia del Silencio.

 

  • CUATRO: Hay otras muchas otras cosas que puedes hacer al meditar: ponerte ropa cómoda, prender una vela, destinar un espacio especial de tu casa a esta actividad, etc. Yo te recomiendo que simplemente empieces con lo básico y conforme vayas mejorando podrás ir agregando cosas a tu práctica.

 

Aprender meditación requiere práctica y paciencia pero si de verdad te interesa mejorar la concentración, tu memoria, disfrutar más el momento presente, mejorar tu sistema inmunitario y tu salud en general y lo mejor de todo, SER FELIZ, ¡comienza ya!...y me cuentas si a ti también te cambió la vida.

 

Comenta con tu cuenta de Facebook