8 Lecciones de Liderazgo de Kung-Fu Panda 3

8 Lecciones de Liderazgo de Kung-Fu Panda 3.
Crédito Header: 
Fotografía vía Dreamworks

Por: Ely Sáenz Carvallo 

 

La tercera entrega de Dreamworks sobre las aventuras de Po y su transición en el aprendizaje del kung-fu, nos deja muchas lecciones, sin importar si eres alguien experimentado(a) o un(a) principiante.

 

Po, a pesar de ser un Panda y no cumplir con el estereotipo de peleador de kung-fu, logra superar cualquier expectativa y convertirse en el Guerrero Dragón, posteriormente supera retos y logra avanzar hacia el autodescubrimiento y finalmente, se convierte en Maestro.

 

Recuerda que el camino hacia el éxito se forja día a día, de todas las personas y las experiencias se aprende y que la fuerza para crecer se encuentra en nuestro interior. Éste es parte del camino que se debe recorrer si se quiere llegar a ser un verdadero líder según nos muestra el Panda Po.

 

8 Lecciones de Liderazgo de Kung-Fu Panda 3.

 

1.- No hay Maestro que no aprenda, ni alumno que no enseñe:

Cada día se aprende algo nuevo, el mundo constantemente avanza, se crean nuevas necesidades y herramientas para superar retos. El conocimiento puede venir de un colega, un colaborador o de un operario. No importa si eres un maestro experimentado o un guerrero famoso, jamás se debe menospreciar a las personas por tener menos preparación o asumir que se sabe todo por tener un posgrado.

 

2.- Hasta el elemento más simple de un equipo, es fundamental:

Un equipo de futbol tiene 11 jugadores y todos son importantes, la eliminación de alguno puede inclinar la ventaja del partido al otro equipo.

 

Pues igual en una empresa, todos los elementos son importantes, desde el personal de intendencia, contadores, ingenieros, administradores, hasta ejecutivos. Así que se debería pensar dos veces antes de eliminar un departamento por falta de presupuesto; por ejemplo los de comunicación, relaciones públicas o marketing que son los primeros en desaparecer. ¿Quién comunicará de manera efectiva los logros de la empresa?.

 

4.- Los excesos siempre son malos. (Ya sea de poder o de pereza):

Súper comprobado a nivel histórico, si se posee demasiado poder, se puede perder el piso y olvidar que hay responsabilidades, de todas las personas que dependen de uno(a) y cerrar nuestra mente a nuevas ideas. O bien el otro extremo, si se duerme en los laureles, definitivamente este mundo cambiante nos arrollará.

 

En la película, Kai, a pesar de haber sido un Maestro del Kung-fu quiso usar el poder para sus propios intereses y acabó mal. Y si los pandas hubiesen seguido viviendo en la fantasía y conformismo de ser pandas, se hubieran extinguido.

 

5.- El líder o maestro no crea personas iguales a él, sino que las ayuda a ser mejores:

Es un error muy común es pensar: "para que todo se haga bien, se deben hacer las cosas igual que el líder". Pero no hay nada más equivocado, ya que la diversidad de un equipo hace más fácil el cumplir los objetivos, no hay nadie perfecto y que sepa hacer de todo.

 

Po, logra captar esta idea a la perfección y aprovecha cada uno de los talentos de los Pandas, hasta el más sencillo como el panda abrazador; los integró y enfocó en el logro de una meta.

 

7.- Si no lo intentas, ¿cómo sabes que no sucederá?:

A pesar de que todo parecía perdido y Po no regresaría al mundo real, el Maestro Oogway le dice "Si no lo intentas, ¿cómo sabes que no sucederá?". En tiempos de crisis, muchas veces la idea más alocada, más creativa o que se aleja de lo que siempre se hace; puede ser la que dé resultado.

 

Es importante, siempre, tener una mente abierta para encontrar soluciones y obtener resultados positivos, ya que el mundo, la información, la gente, la manera de comprar, de consumir, está evolucionando y si quieres clientes diferentes, deberás probar estrategias diferentes, ¿cómo sabes que no funcionará?.

 

8.- El chi o energía se encuentra en el equilibrio de ser quienes realmente somos:

Un verdadero líder trabajará junto a su equipo para el logro de metas, reconoce a sus integrantes como individuos talentosos, confía en ellos y no se siente opacado o amenazado, porque sabe lo que él es, recuerda el esfuerzo que realizó para llegar a dónde está y apoya a sus compañeros para crecer, pues el crecimiento de los colaboradores, es el crecimiento de la empresa.

 

Un líder real, no vive de la fama, ni del reconocimiento público, no envidia a la competencia; pues se encuentra ocupado aprendiendo, trabajando y creando, junto con su equipo ideas para un mejor mañana.

 

Comenta con tu cuenta de Facebook